Otto Scharmer: Diez lecciones del Covid para dar paso a la década de la transformación

Esta es la traducción al español del artículo escrito por Otto Scharmer, publicado en el Field of the Future Blog del Presencing Institute el 20 de mayo de 2021. Lea el artículo original aquí.

En 1989, unos meses antes del colapso del Muro de Berlín, yo estaba codirigiendo un grupo de estudiantes internacionales en un programa llamado Estudios de paz alrededor del mundo que nos llevó a Berlín Oriental y Occidental. En conversaciones con algunos de los líderes de los movimientos de oposición y derechos civiles en Berlín Oriental, presencié con mis propios ojos cómo incluso las mismas personas que estaban en la línea del frente de las fuerzas que eventualmente derribarían el Muro de Berlín, poniendo fin de manera efectiva al sistema de la guerra fría, no tenían idea del impacto de gran alcance que sus acciones estaban a punto de tener. En mi vida, he visto cambios tectónicos varias veces. Lo que he aprendido de esos momentos es que, antes de que sucedan, casi nadie cree realmente que se produzcan cambios y desplazamientos tan profundos. Pero una vez que suceden, muchas personas se apresuran a explicar por qué pasaron.

Imagen de Kelvy Bird, Presencing Institute

Hoy se siente como si estuviéramos en un momento parecido. En muchos lugares y redes, se siente como si estuviéramos a punto de que suceda otro movimiento de gran alcance. Un movimiento que no se trata solo de cambiar las estructuras sociales, sino también de cambiar la conciencia humana: la capacidad de operar desde un profundo sentido de propósito que trasciende las instituciones, las fronteras y los límites. Un movimiento que nos pide que cultivemos las condiciones internas que permitan un cambio transformador. Un movimiento que nos permite reconectarnos radicalmente entre nosotros, con nuestro planeta y con nuestra conciencia humana en evolución para sanar las tres grandes brechas de nuestro tiempo: la ecológica, la social y la espiritual.

Este movimiento ha sido presagiado por precursores poderosos como las protestas de Fridays For Future lideradas por jóvenes en 2019 (cuando más de 14 millones de personas tomaron las calles), las protestas de Black Lives Matter en 2020 (cuando 26 millones de personas tomaron las calles solo en los EE. UU. convirtiéndolo en el mayor movimiento civil en la historia de este continente), así como las protestas civiles masivas que se extendieron por gran parte de América Latina, Asia, África y Medio Oriente durante los últimos años.

La mayoría de la gente, si usted habla con ellos hoy, tiene la sensación de que nuestro modelo social actual está deshecho y que se avecinan cambios más disruptivos. La mayoría de estas personas también diría que, personalmente, preferiría ser parte de una historia diferente, construir un futuro diferente. Pero muchos se apresuran a agregar que no saben cómo hacer para que eso suceda. Considerando la brecha entre el modesto cambio actual y el masivo cambio posible, debemos preguntarnos: ¿Es este el momento en el que debemos articular el futuro que queremos crear con una claridad mucho más radical?

Después de más de medio siglo de crear conciencia sobre nuestras emergencias sociales y planetarias, inicialmente provocadas por el movimiento de derechos civiles de los años 60, los movimientos ambientales y de mujeres de los años 70, los movimientos indígenas y de descolonización durante muchas décadas y siglos, se siente como si finalmente hubiéramos llegado al momento en que tenemos que parar de dejar las cosas para después. Si esta es la década en la que todas las “corrientes” finalmente convergen en un “río” más grande de construcción de movimientos globales, si esta es la década de la transformación, ¿de la disrupción del Covid, qué podemos aprender sobre cómo avanzar?

Aquí hay diez lecciones que pueden ayudarnos a dar sentido a lo que está surgiendo de nuestra experiencia.

(1) La negación no es una estrategia .

En la lista de países con el mayor número de muertes por Covid, los Estados Unidos, Brasil, India, México y el Reino Unido están en la parte superior. Esa lista, no hace falta decirlo, se lee casi como un quién es quién del liderazgo populista (y en parte autoritario) en 2020: Trump, Bolsonaro, Modi, López Obrador y Johnson, líderes que minimizaron la pandemia y retrasaron o socavaron la salud pública sin una oportuna respuesta en sus países. Líderes que habitualmente anteponen sus índices de aprobación (o los de su partido) a la salud de su gente, por ejemplo, al realizar eventos políticos masivos sin distanciamiento social (a pesar del aumento en los casos de Covid).

Estos comportamientos de negación (no ver el riesgo amplificado que está infligiendo a su país) y desensibilización (no empatizar con aquellos que están en mayor riesgo) pueden haber funcionado para los líderes respectivos por un tiempo; pero hoy, en 2021, todo el mundo sabe que la negación no es una estrategia viable.

(2) Estamos asistiendo a un colapso de muros que, a diferencia de 1989, no están entre dos sistemas, sino entre el sistema y el yo.

El colapso actual de los muros entre el yo y el sistema se ha estado desarrollando en tres etapas y disrupciones principales. El primer derrumbe fue durante la etapa inicial de Covid-19 el año pasado. Covid nos enseñó todo sobre nuestro nivel de interdependencia, tanto social como ecológica. Cuando algo sucede en Wuhan, China, puede afectar a personas en cualquier otro lugar del mundo en semanas o meses. Cuando algo sucede en Manaus, Brasil, puede afectar a la mayor parte de América Latina poco tiempo después. Si cree que acumular vacunas lo hará más seguro en, digamos, los EE. UU. (Modelo mental de “Estados Unidos primero”), entonces probablemente no lo haya pensado detenidamente en el contexto de nuestra interconexión real.

El segundo muro se derrumbó cuando, tras el asesinato de George Floyd, el movimiento Black Lives Matter se convirtió en un fenómeno global. En este caso, el colapso no ocurrió en el nivel de la mente (tomando conciencia de nuestra interdependencia) sino en el nivel del corazón. De repente, pude sentir el dolor que otros sentían, un dolor que otros habían infligido y sentido antes, pero que no había traspasado los límites de mi corazón. Ver los nueve minutos y medio del asesinato de George Floyd cambió eso para siempre.

La tercera etapa y el derrumbe de los muros comenzó con el ataque al Capitolio de los Estados Unidos el 6 de enero. Esta vez, la ruptura se centró en los cimientos de quiénes somos como sociedad y quiénes queremos ser. Cuando vea a la superpotencia militar más poderosa del mundo, con un presupuesto de defensa mayor que el de los siguientes diez países juntos- demostrando total impotencia contra unos cientos de insurgentes, entonces sabrá que el sistema ha sido golpeado en su punto ciego. El punto ciego en este caso está dentro de las fronteras de este país: el terrorismo doméstico basado en la supremacía blanca, provocado por el entonces ocupante de la Oficina Oval. Ese, en pocas palabras, es el tercer muro que está en proceso de colapso ahora: uno que cambia nuestra atención de un enfoque excesivo en los problemas fuera de nuestros propios límites para incluir los problemas que se originan desde adentro.

(3) En la era del Antropoceno, las estructuras sociales son fluidas, no están congeladas.

Como ha aclarado con gran detalle el Informe sobre Desarrollo Humano de la ONU 2020 , en la era del Antropoceno, es decir, en la era de los humanos, la principal fuente de problemas somos nosotros y nuestros patrones de acción y pensamiento, a menudo obsoletos. El informe también señala que la fuente principal para encontrar soluciones radica en nuestra capacidad para reinventar y remodelar estos patrones. Aquí es donde entra en juego la próxima experiencia de aprendizaje de Covid: una de las lecciones más importantes del año pasado se refiere a cuán profundamente nosotros, como seres humanos, podemos remodelar nuestras propias formas de operar. Las estructuras sociales son fluidas, no están congeladas. Entre todas las especies de la tierra, solo los seres humanos pueden conectarse conscientemente y remodelar su futuro. Tenemos la opción de perpetuar las viejas reglas de nuestro comportamiento colectivo o cambiarlas.

Lo hicimos cuando comenzamos a doblar la curva Covid. Lo hicimos cuando comenzamos a responder a Covid de maneras que iban más allá de las ortodoxias neoliberales que han moldeado el comportamiento económico de los países de la OCDE durante los últimos 40 años. De repente podemos encontrar un billón de dólares aquí, otros 2 o 3 billones de dólares allá. De repente vemos el flujo de inversión pública masiva en personas, en infraestructuras para combatir el cambio climático. De repente, vemos un compromiso de cero emisiones netas para 2050 de los países responsables de aproximadamente el 70% del PIB mundial. Este es el comienzo de un cambio significativo que, incluso hace apenas un año, la mayoría de la gente habría considerado imposible.

Todo esto nos apunta a una distinción a menudo ignorada entre las ciencias naturales y las ciencias sociales. Dondequiera que usted se encuentre en el planeta, si deja caer una manzana, puede estar seguro de que caerá al suelo. La ley de la gravedad se aplica en todas partes de la tierra. Sin embargo, no ocurre lo mismo en las ciencias sociales. Hablando metafóricamente, cuando suelto una manzana, no sé con certeza si caerá hacia abajo o flotará hacia arriba. Esto se debe a que las invariancias o “leyes” que gobiernan el comportamiento social solo se aplican bajo ciertas condiciones (las llamamos “terceras variables”). La más importante de todas las terceras variables es la conciencia humana. En el momento en que cambia la conciencia de las personas en un sistema, las reglas que gobiernan su comportamiento también pueden comenzar a cambiar. Por eso me gusta resumir la Teoría U así: “Presto atención de esta manera; por lo tanto, surge de esa manera”. La calidad de mi escucha co-moldea cómo se desarrolla una conversación. La forma en que presto atención co-moldea cómo se desarrolla la realidad.

Si aplicamos este principio de plasticidad social al nivel de lo colectivo, al sistema en su conjunto, vemos que las estructuras sociales son fluidas, no están congeladas; evolucionan, tal como lo hace nuestra conciencia humana.

(4) La verdadera superpotencia del siglo XXI es nuestra capacidad para realinear la atención y la intención a nivel de todo el sistema.

La verdadera superpotencia del siglo XXI no es los Estados Unidos o China. Más bien, la verdadera superpotencia de este siglo comenzó a mostrarse en momentos en que estábamos aplanando la curva en la lucha contra la pandemia. Se mostró cuando Black Lives Matter y los movimientos por la justicia climática se convirtieron repentinamente en fenómenos globales. Aparece donde los seres humanos comienzan a cambiar su comportamiento al realinear la atención y la intención a través de la acción colectiva basada en la conciencia.

La atención importa porque la energía sigue a la atención. Dondequiera que pongas tu atención, ahí es donde va la energía. En el momento en que dirigimos el rayo de la atención colectiva hacia nuestro propio proceso y cuando comenzamos a vernos a nosotros mismos a través de los ojos de los demás, y los ojos del todo, entonces comenzamos a descongelar el estado endurecido de la realidad social en un estado más fluido que nos permite reimaginar y remodelar la realidad según sea necesario.

(5) Hacer frente a nuestras sombras y puntos ciegos puede ser una fuente de transformación.

A medida que los muros que nos rodean continúan derrumbándose y colapsando y mientras los desafíos de nuestra emergencia planetaria continúan aumentando, los líderes de todas las instituciones enfrentan cada vez más situaciones que requieren que se miren en el espejo del colectivo, el espejo del todo. Lo que vemos en el espejo en tales situaciones a veces puede ser difícil de aceptar. Piense en ello como lo opuesto a nuestro yo pulido en las redes sociales. Podemos ver y reconocer una parte de nuestro yo que anteriormente estaba escondida en nuestro punto ciego. Por ejemplo, para los alemanes ese reconocimiento puede tener que ver con todo lo relacionado con el Holocausto. Para los estadounidenses puede tener que ver con el etnocidio contra los nativos americanos, el robo de sus tierras y la esclavitud de los afrodescendientes. Para los chinos, puede que tenga que ver con la violencia étnica contra los musulmanes uigures. Para los occidentales, tiene que ver con el colonialismo y todas sus formas de violencia: directa, estructural, cultural.

A medida que la pandemia ha aumentado nuestra conciencia de los impactantes niveles de desigualdad social, y mientras el movimiento Black Lives Matter nos recuerda cómo estas desigualdades están arraigadas en la historia del colonialismo y del trauma colectivo, nos damos cuenta de que el proceso de descolonización de nuestra política, nuestras economías, y nuestras mentes, aún se encuentra en una etapa temprana. Mirarnos al espejo y ver claramente las sombras de nuestro pasado individual, institucional y colectivo puede ser un desafío. Y, sin embargo, es precisamente allí donde está la oportunidad; al reconocer e integrar esas partes desconectadas de nuestra experiencia colectiva, podemos convertirlas en una fuente de transformación y renovación. Podemos pasar, como dice mi colega Antoinette Klatzky, “del dolor a la posibilidad”.

(6) Voltear hacia: no se puede transformar un sistema a menos que se acepte.

Permítanme resumir todo lo anterior con una simple distinción. Siempre que ocurre una disrupción, tenemos una opción: elegir entre voltear hacia o alejarnos. Voltearnos hacia el desafío al que nos enfrentamos, o alejarnos de él. Dar la vuelta y aceptar la realidad, o apartarse y negar la realidad.

Figura 1: Voltearse o alejarse: Presencia o ausencia.

La Figura 1 detalla esa distinción. Voltear hacia está representado en el arco inferior de lo visual: el ciclo de ver, percibir y presenciar. Alejarse está representado en el arco superior: el ciclo de negación, desensibilización, engaño y ausencia.

Voltear hacia es vitalmente importante porque usted no puede transformar un sistema a menos que lo acepte. El gesto de volverse hacia y abrazar el mundo opera cuando se afinan tres instrumentos: Mente Abierta, Corazón Abierto y Voluntad Abierta (también conocidos como curiosidad, compasión y coraje). El gesto de alejarse y negar el mundo congela estos mismos instrumentos (el resultado es una Mente Cerrada, un Corazón Cerrado y una Voluntad Cerrada — también conocidos como duda, odio y miedo).

La Figura 1 captura el territorio más profundo de los cambios de sistemas que colectivamente se orientan de una manera o de la otra. Es una herramienta que puede ayudarnos a descifrar los patrones evolutivos más profundos de nuestro tiempo. Actuando como un sistema, creamos colectivamente resultados que casi nadie quiere y que resulta en niveles masivos de destrucción y autodestrucción (el arco de la ausencia). El arco de la ausencia representa la creación desde nuestro interior de esas fuerzas destructivas que actualmente estamos llevando a la práctica a escala planetaria. Las etapas más ascendentes de ese ciclo incluyen:

· negación: no ver lo que está pasando (como lo demuestra Covid y la negación climática)

· De-sensibilización : no sentir resonancia con lo que veo (como se observa amplificado en las cámaras de eco de las redes sociales)

· Ausencia : no conectarme con mi mayor posibilidad futura (como se evidencia en la expansión desenfrenada de la depresión y el trastorno de ansiedad)

· Culpar : incapacidad para reflexionar, para verse a sí mismo a través de los ojos de otro (gran parte de nuestro discurso actual)

· Destrucción : de la naturaleza, de las relaciones, de las estructuras sociales y, finalmente, de uno mismo

Vivir en esta década de transformación significa que estos fenómenos de ausencia nunca escasean. Ellos son impulsados ​​por el dinero oscuro en la política y son amplificados por los modelos de negocio de las grandes empresas tecnológicas que se basan en la activación de la ira, el odio y el miedo, que vemos ascendiendo en una espiral casi fuera de control. ¿Cómo podemos abordar estos fenómenos de manera transformadora? ¿Cómo podemos activar el arco más profundo de la presencia?

La clave para activar estas capacidades más profundas de aprendizaje y liderazgo es cultivar una postura interior que no “se arme para la guerra” con una amenaza externa percibida, sino que abrace la realidad al encarnar lo que el difunto biólogo Humberto Maturana llamó amor. El amor, según Maturana, es “dejar aparecer”. ¿Cómo podemos desarrollar métodos y herramientas que cultiven estas condiciones interiores transformadoras en los individuos y en nuestros sistemas más amplios?

Como investigador de acción en el MIT y el Presencing Institute, he explorado esta pregunta durante las últimas dos décadas en muchos experimentos prácticos. Los cuatro puntos de aprendizaje finales se basan en esa línea de investigación de acción.

(7) La evolución de la sociedad requiere una actualización de nuestros sistemas operativos.

El cambio de ego a eco que exige nuestra emergencia planetaria requiere una actualización de los sistemas operativos de la sociedad. La Figura 2 describe las etapas de esa mejora evolutiva, utilizando los ejemplos de salud, aprendizaje, alimentación, finanzas, gobernanza y desarrollo.

Figura 2: Cuatro etapas de la evolución de los sistemas, cuatro sistemas operativos

Todos estos sectores enfrentan una realidad actual que se basa en gran medida en una combinación de formas de operar 2.0 (centradas en los resultados y la eficiencia) y 3.0 (centradas en los resultados y en el usuario). Pero, parafraseando a Einstein, no podemos resolver los desafíos 4.0 con formas 2.0 o 3.0 de pensar y operar. El verdadero desafío del desarrollo de nuestro tiempo es cómo pasar de 2.0 y 3.0 a un sistema operativo 4.0 que active la conciencia del ecosistema y la co-creatividad en todos sus elementos.

El cambio a un SO 4.0 no es un sueño lejano. No es una ideología utópica. Está sucediendo en medio de nuestras comunidades, aunque a menudo al margen de nuestros sistemas más grandes. Las formas de operar 4.0 tienden a aparecer primero a nivel local y solo más tarde a nivel nacional e internacional. Puede verlos en CSA (Agricultura apoyada por la comunidad) y en múltiples esfuerzos de colaboración a nivel de pueblos, ciudades y regiones. Tienden a aparecer en los márgenes de los sistemas en colapso antes de que ocupen el centro del escenario en la política mundial. Entonces, el futuro ya está aquí, pero debemos prestarle atención. El Acuerdo Climático de París y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU son ejemplos que representan los primeros pasos prácticos hacia la gobernanza 4.0 a nivel global.

Algunos de los ejemplos más sorprendentes de prácticas 4.0 son comunes entre los pueblos indígenas. Como dice mi colega Melanie Goodchild, fundadora del Turtle Island Institute :

“Teníamos 4.0 antes de que el contacto (con el hombre blanco) y el colonialismo causaran estragos en nuestra forma de vida, por lo que pasar del SO 1.0 al 4.0 no es una evolución o progresión lineal para nosotros porque en un momento dado todos nuestros antepasados ​​vivieron de la tierra. En cambio, es un regreso o un despertar de esos valores que respaldan 4.0”.

(8) Los procesos de transformación requieren infraestructuras de apoyo.

Cada proceso de transformación requiere innovación en las infraestructuras de apoyo. Si queremos transformar nuestras economías, hacer evolucionar nuestras democracias y reimaginar nuestros sistemas de aprendizaje, necesitamos crear innovaciones en infraestructura.

La Figura 3 resume la discusión sobre nuestras condiciones actuales en términos de posverdad (difundiendo desinformación y duda), posdemocracia (amplificando las arquitecturas de separación) y poshumanidad (alimentando el fanatismo y el miedo) y detalla las capacidades más profundas de liderazgo y aprendizaje que necesitamos cultivar para transformar estas condiciones:

· Profundizar nuestra práctica de la ciencia mediante la integración de la investigación en primera, segunda y tercera persona.

· Profundizar nuestra práctica de la democracia mediante la construcción de nuevas infraestructuras cívicas de diálogo y la percepción de nuestros sistemas desde los márgenes.

· Profundizar nuestra práctica de emprendimiento activando la confianza en la acción.

Figura 3: Tres condiciones actuales, tres capacidades de transformación

Estas capacidades más profundas de aprendizaje y liderazgo están naciendo y desarrollándose conjuntamente en innumerables comunidades e iniciativas de colaboración mientras hablamos. Por ejemplo, en la aceleradora de proyectos u.lab del Presencing Institute estamos este año trabajando con 338 equipos en iniciativas para el cambio transformacional en sus comunidades. Como relata Manoj de India:

“En el momento en que esos proyectos comenzaron a tomar forma, y ​​la manera en que las personas crearon sus propios equipos centrales, la forma en que el movimiento estaba sucediendo, viendo el tipo de liderazgo que estaba llegando … Ellos dijeron, ‘oh, wow, esto es lo que va a hacer permitirnos marcar la diferencia que queremos hacer en el mundo’ ”.

(9) El mayor obstáculo para actualizar completamente nuestro potencial transformador se encuentra dentro de nosotros mismos.

Cuál es el mayor obstáculo para transformar nuestras economías, profundizar nuestras democracias y remodelar nuestros entornos de aprendizaje? ¿Son las grandes empresas tecnológicas las que están estrechando su control sobre la sociedad (también conocido como capitalismo de espionaje)? ¿Es el dinero oscuro que desvía el proceso político una y otra vez? ¿Cuál es el obstáculo más importante? Tengo el presentimiento de que ninguno de los dos es el mayor culpable. Los mayores obstáculos para cambiar todo lo anterior son nuestras propias voces internas de duda, odio y miedo.

Lo que encuentro interesante es que parte de ese escepticismo parece haber sido inducido intencionalmente. Por ejemplo, hace años, la industria de la negación climática financiada con combustibles fósiles cambió con éxito la opinión pública estadounidense en contra del apoyo a un impuesto al carbono. La estrategia clave empleada por la industria de la negación del clima tenía como objetivo sembrar dudas sobre la validez de la ciencia climática. Funcionó. Por lo tanto, las voces de la duda pueden ser amplificadas intencionalmente por cada “industria” de negación respectiva. En el caso de la amplificación de las voces del odio y del miedo, son las empresas de redes sociales como Facebook, las que han construido un imperio de un billón de dólares con un modelo de negocio que se basa en gran medida en maximizar la participación del usuario activando las emociones de odio, ira y miedo.

Cambiar estas cosas requerirá algo más que invertir dinero en estos problemas (a pesar de que los paquetes de billones de dólares inspirados en el Green New Deal representan un gran primer paso). El núcleo de la transformación que se avecina radica en la aplicación de un paradigma de pensamiento completamente nuevo para reinventar los principales subsistemas de nuestras sociedades modernas. Éstas incluyen:

I. Transformar nuestras economías de ego a eco :

· Del PIB al bienestar planetario y humano

· De flujos de material lineales a circulares

· Del empleo al espíritu emprendedor impulsado por una misión

· Del capital extractivo al regenerativo

· De la tecnología que reduce la conciencia y la creatividad a la tecnología que mejora la conciencia y la creatividad

· De la propiedad privada al uso y propiedad compartida

· De los mecanismos de coordinación y gobernanza que disminuyen la conciencia a los que la activan

II. Profundizar nuestras democracias haciéndolas más distribuidas, dialógicas y directas :

· Abolir el dinero oscuro

· Abolir la brecha epistemológica que es perpetuada por empresas como Facebook, Google y Amazon

· Construir nuevas infraestructuras cívicas que apoyen la gobernanza directa, dialógica y distribuida

III. Reimaginando nuestros entornos de aprendizaje integrando cabeza, corazón y manos .

La transformación de nuestras economías y el avance de nuestras democracias solo funcionarán en la medida en que podamos construir nuevos entornos de aprendizaje para el aprendizaje integral de la persona y de los sistemas, tanto en la educación como en todos los sectores y sistemas.

Lo que nos lleva a la pregunta final.

De acuerdo, algunos de nosotros diremos, supongamos que gran parte de esto podría ser posible, pero honestamente, ¿de verdad crees que una transformación de tal magnitud de proporciones casi épicas podría funcionar? ¿Qué se necesitaría realmente?

(10) El punto de apalancamiento más importante radica en la democratización de la alfabetización transformadora.

Se ha dicho que el Renacimiento fue provocado por un grupo central de no más de 200 personas. Ese esfuerzo transformó el mundo. ¿Qué se necesitaría hoy para encender y actualizar el potencial de un cambio transformador profundo que muchos de nosotros sentimos que está en el aire en estos días?

Creo que se necesitarían tres o cuatro cosas. Primero, necesitas personas inspiradas. Quizás sean más de 200. Pero si tienes un grupo relativamente pequeño de personas verdaderamente comprometidas, casi todo es posible. El mejor grupo para trabajar, por supuesto, son los jóvenes. Porque los jóvenes, la Generación Z, tienen las mayores apuestas en el futuro y el apego más débil al pasado. Pero en el contexto actual, también es necesario construir una poderosa red intergeneracional de agentes de cambio en todos los sectores y regiones.

En segundo lugar, necesitas lugares y plataformas. Cualquier tipo de movimiento que haya creado un cambio real en la sociedad, ya sea en torno a los derechos civiles, el género, la paz o el medio ambiente, tenía una infraestructura de apoyo. Eso fue cierto para Rosa Parks, con la Highlander Folk School, como lo fue para los movimientos de derechos civiles de Europa del Este, que a menudo usaban las iglesias para crear estas infraestructuras de apoyo.

Y tercero, necesitas tecnologías habilitadoras. En el caso de Rosa Parks fueron los métodos y herramientas de la resistencia noviolenta. ¿Cuál sería el equivalente funcional de los de hoy? Creo que sería un conjunto de tecnologías sociales basadas en la conciencia que nos permitirían reconectarnos radicalmente con nosotros mismos, entre nosotros y con nuestro planeta. Métodos y herramientas que son fundamentales para crear una alfabetización de transformación vertical que es tan necesaria dondequiera que enfrentemos los desafíos de pasar de las formas de organización 2.0 o 3.0 a 4.0. Esa transformación de la alfabetización es el punto ciego de nuestros sistemas educativos actuales. Abordar ese punto ciego con métodos y herramientas prácticos sería el tercer elemento.

Y el cuarto elemento sería una red distribuida globalmente de ejemplos vivos inspiradores y pioneros prototipos institucionales que exploren el futuro de la innovación 4.0 al hacerlo.

Si sumamos estos cuatro componentes, ¿qué vemos? Vemos el prototipo de una nueva universidad, una nueva escuela. Esa universidad o escuela de transformación se enfoca en democratizar el acceso a métodos y herramientas para reconectarnos radicalmente con nuestro planeta, entre nosotros y con nuestro propio yo en evolución mientras reformamos las estructuras sociales que se están derrumbando ahora. Hacer realidad tal Escuela de Transformacion, diseñada para replicarse a escala, es, en mi opinión, el punto de apalancamiento número uno en este momento.

Durante las últimas semanas y meses, mis colegas del Presencing Institute y yo nos hemos reunido con muchos innovadores en educación, desde los jefes del Departamento de Educación de la OCDE en París hasta los responsables de la formulación de políticas y los líderes universitarios e innovadores, todos ellos inspirados al reimaginar radicalmente cómo podría ser la educación para el florecimiento humano en este siglo. Al mismo tiempo, hemos estado trabajando con cientos de agentes de cambio en todo el sistema de la ONU para acelerar la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), y nos inspira la honestidad radical y la humanidad que se respira a través de todas estas iniciativas interrelacionadas. Como una de las participantes, Christine de Barbados, expresó su experiencia en el momento actual de disrupción:

“Veo cómo se une todo… lo bueno y lo malo, todos nosotros. Siento que todos estamos expuestos a una crisis para sacarnos a todos de espacios arraigados, exponer la verdad colectiva y forzar un cambio colectivo. Siento que no podemos evitar los inevitables cambios dolorosos pero necesarios que se avecinan”.

El viaje que tenemos por delante no será fácil. Pero si somos capaces de vincular ambos movimientos: el movimiento de abajo hacia arriba que está surgiendo ahora de todas las diferentes iniciativas de base en todo el mundo, y los esfuerzos de arriba hacia abajo que comienzan a cambiar desde adentro las instituciones establecidas como la ONU, la educación superior, o los negocios impulsados ​​por una misión, entonces hay muy poco que no podamos hacer en la década de transformación que se avecina.

Si desea explorar más estas ideas y prácticas y otras relacionadas, no dude en visitar el Presencing Institute o unirse a nuestro próximo Foro Global .

Quiero expresar mi gratitud a Kelvy Bird por crear la imagen y a Becky Buell , Rachel Hentsch , Antoinette Klatzky , Katrin Kaufer y Eva Pomeroy por comentar el borrador

Coach, Agente de Cambio Organizacional, Facilitador, Orador, Escritor. Twitter: @hborgesg. Instagram: @heboga. FB: helio.borges.35. Uriji: @hborges

Coach, Agente de Cambio Organizacional, Facilitador, Orador, Escritor. Twitter: @hborgesg. Instagram: @heboga. FB: helio.borges.35. Uriji: @hborges